Integración Social

La difícil tarea de la inserción social

La difícil tarea de la inserción social

Hoy queremos hablar de un tema muy importante: los problemas que puede entrañar la inserción social de las personas con discapacidad intelectual. Este tema puede catalogarse como "delicado", por decirlo de alguna manera; pero, realmente, la integración social busca justamente todo lo contrario. Esto es, que hablar de estos temas o estas personas no sea algo "difícil", sino que, dentro de las medidas y capacidades de cada uno, todos seamos tratados como iguales y tengamos las mismas oportunidades.

Pero la realidad es otra. La tarea de la inserción social de personas con discapacidad intelectual es difícil y debemos comenzar a hablar de ella por el principio. En primer lugar, se consideran discapacidad intelectual todas aquellas limitaciones que tienen algunas personas en su funcionamiento mental y otras destrezas, como el cuidado personal o las relaciones sociales, por ejemplo. Las causas más comunes que llevan a esta situación son los problemas al nacer o durante el embarazo y problemas de salud sufridos con muy poca edad. Por todo esto, la discapacidad intelectual no puede considerarse como una "enfermedad", ya que no es algo que las personas contraen y tenga una cura específica.

Cuando pensamos en las dificultades que pueden presentar estas personas respecto a su inserción social o laboral, por ejemplo, debemos pararnos un momento y remontarnos a la época escolar. Quizá sea en el colegio donde comienza esta "separación" entre los niños con discapacidad intelectual y el resto. Es evidente que, dependiendo de la situación personal de cada niño, se debe aportar una educación personalizada y adecuada para el desarrollo personal e intelectual de cada uno. Pero debemos tener en cuenta que los niños con discapacidad intelectual también aprenden (tardarán un poco más).

Un buen ejemplo de esto es la fábula popular por la que unos animales deben pasar un examen. Si a un pez le juzgas por su habilidad para trepar a un árbol, siempre creerá que es inútil, mientras que el mono creerá que es genial.

Más adelante, cuando esos niños son personas adultas, se encuentran con la dificultad de encontrar un trabajo o llevar una vida social corriente. Es por ello que, hoy en día, encontramos cada vez más empresas que cuentan con un código que facilita la inserción laboral de dichas personas. Estas empresas, denominadas Centros Especiales de Empleo (CEE), persiguen como objetivos principales la promoción y accesibilidad de las personas con discapacidad intelectual a un trabajo remunerado. En estos centros debe haber, como mínimo, un 70 % de la plantilla que presente algún tipo de discapacidad, así como el otro 30 % será constituido por personas sin discapacidad. De esta manera, se favorecen tanto la inserción en el mercado laboral como las relaciones interpersonales.

Conclusión

Con todo esto, podemos afirmar que la integración, tanto social como laboral, de personas con cualquier tipo de discapacidad; pero, en especial, con discapacidad intelectual es una tarea complicada, pero que poco a poco vamos consiguiendo subsanar. Una integración social y laboral total es posible si todos colaboramos, tanto con empresas como las que mencionábamos antes como creando en nuestro día a día un entorno cómodo para todos. ¿Nos ayudas?

The following two tabs change content below.

tareasdeeducacion

Blog para todos los Jóvenes que quieren emprender en todos los sectores. Consejos y trucos para alcanzar tus objetivos. Tenemos los mejores cursos online para el aprendizaje de muchas materias.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *